• Agrandando Ideas

¿Cuándo es un buen momento para emprender?



Ante la contingencia de la Covid19 y ahora la crisis económica ante la que nos estamos enfrentando; muchos han quedado desempleados y algunos recurrirán, al emprendimiento, como alternativa para la generación de ingresos, pero, ¿por dónde empiezas? ¿qué vendes? ¿cómo lo haces? ¿para qué lo haces? ¿a quiénes te enfocas? Adicional a la turbulencia económica, todos los cambios que ha traído la evolución de los negocios y que la pandemia vino a acelerar, pues estarás de acuerdo que la forma de hacer negocios hoy y mañana es muy diferente a como lo era hace un par de meses atrás.


Mientras me encontraba redactando estas líneas mágicamente me llegaron las siguientes palabras, “en un mundo adicto a la velocidad, le LENTITUD es un súper poder” (Carl Honoré).


Mi percepción del ecosistema emprendedor en nuestro país es: un gran sistema, muchas unidades de negocio, micronegocios, muchas ideas en proceso de gestación, mucha dinámica, mucha prisa, ganas y esfuerzo de hacer cosas grandes, pero todo dentro de un entorno disfuncional y poco eficiente. La prisa que tenemos por arrancar, por vender y generar dinero no nos ha permitido hacer una pausa para observar y analizar el ¿para qué? Considero que contestar esta pregunta nos puede llevar a entender el propósito de lo que queremos hacer y dicho propósito determinará la sustentabilidad de la idea.


Tomarnos el tiempo para analizar el propósito de nuestro emprendimiento requiere reflexión, aunque si no tienes la preparación podrías estar dando vueltas en círculos sin llegar a ningún punto, sin saber donde empiezas, dónde terminas y peor aún, sin saber si ya terminaste de analizar. Un buen inicio es tener una guía o base, podría ser que el emprendedor tenga el conocimiento de un modelo de plan de negocios (Canvas, desarrollado por Alexander Osterwalder, es uno de los modelos recientemente usados) o acercarse a un mentor que lo apoye a resolver las incógnitas y a sentar las bases del proyecto. En mi experiencia, conozco a varios emprendedores que han optado por tomar cursos con costo y sin costo sobre la creación de modelos de negocio y al final terminan recurriendo a la asesoría; si bien es cierto que los cursos te van a dar una muy buena idea y el contexto del funcionamiento del modelo Canvas por ejemplo, también es cierto que el facilitador te va a platicar un ejemplo genérico que luego tendrás que ingeniártelas para descubrir como aplicar el modelo a tu gran idea, otros quizá te van a vender un template muy lindo, muy estético, pero más allá de lo visual está el llevarlo a la práctica y hacer que esa idea se convierta en un negocio, recuerda que si el emprendimiento no genera dinero no es más que una gran idea que no ha logrado ser ejecutada correctamente. Soy partidario de que todas las ideas son buenas, todos los negocios funcionan, solo hay que encontrar el dónde y el cómo, porque estarás de acuerdo conmigo que para todos hay mercado, aun con precios que pueden ser algunas veces irracionales, el secreto esta en encontrar aquello por lo que tus clientes objetivo están dispuestos a pagar, ¿qué valor agregado o beneficio les puedes ofrecer?



¿Cuándo es buen momento para emprender?


Yo creo que en todo momento se puede emprender, no ha una receta que funcione para todos, soy más partidario de “hacer que las cosas pasen”, pero hay que analizar los riesgos y sobretodo estar muy claro del terreno que estamos pisando, con esto me refiero a, solvencia económica, recursos personales mientras el negocio empieza a generar beneficios, recursos para iniciar las operaciones, planificar los gastos, costos, etc. Una vez que esto lo tienes claro y crees que estarás lo suficientemente cómodo – recuerda que el miedo es el peor enemigo a la hora de tomar decisiones, por lo que, hay que crear el entorno para evitarlo y si en algún momento tienes miedo, el reto será tomar decisiones como sino lo tuvieras – entonces es momento de arrancar.


En esta turbulencia, hay mucha incertidumbre sobre si ahora será recomendable iniciar con un proyecto de emprendimiento y mi reflexión es muy sencilla, si echamos un ojo a unas 4 o 5 décadas atrás estaremos frente a proyectos de emprendimiento que nacieron en un garaje y que ahora son grandes corporativos, dentro de ese garaje había una computadora de muy alto costo o que no cualquiera podía tener acceso y del internet ya ni hablamos, un teléfono y algunas personas, luego había que luchar para encontrar el mecanismo de llevar el producto o servicio a los clientes y abrirse paso a toda costa. ¿Hoy qué ocurre?, pues, con una gran probabilidad puedo decir que ya tienes una computadora e internet en casa, y sino al menos tienes un celular inteligente con acceso a internet, puedes crear una página web gratis y usar las redes sociales sin tener que incurrir en gastos, no tienes que pagar renta porque puedes empezar en casa; si necesitas equipo colaborativo, la Covid19 nos ha demostrado que cada uno desde su casa puede aportar, no tienes que trasladarte, mi punto en concreto es que hoy los gastos pre-operativos para iniciar un negocio son casi nulos, entonces ¿es o no buen momento?


Manos a la obra, no dejes que la parálisis por análisis te impida avanzar, consigue asesoría y dale forma al proyecto, luego si encuentras que los recursos económicos no son suficientes, tampoco es el fin del mundo porque afuera hay grandes bolsas con recursos disponibles para ser puestos en inversión, por supuesto que necesitarás que tu mentor sepa de finanzas para que te ayude a negociar con inversionistas y traer los recursos a la mesa; sin embargo, no pequemos de ingenuos y creer que es fácil, estamos en un entorno muy complicado, turbulento y de nerviosismo para los inversionistas, el reto al final es hacerlo posible.


Ponte en contacto para trabajar con la planeación de tu proyecto y haz lo posible.


www.laidea.mx


0 vistas

© 2023 la idea

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • LinkedIn Clean